martes, 24 de octubre de 2017


LA VALIENTE ALURPHA

Esta historia comienza en el Viejo Oeste, donde viajaba una chiquilla todos los días, ayudando a los paisanos.

Ella es Alurpha; una muchacha de 16 años, alta, de altura media y cara redonda. Siempre vestía con camisas a cuadros, de hecho, es del único tipo que encontrabas en su armario; un chaleco de cuero, unos pantalones de pana, sus botas negras con espuelas y tacón, y, por supuesto, su sombrero vaquero, en el que tenía un medallón que le dio su abuelo antes de morir él, que lo ganó en un combate de pistolas del los SALONES de entretenimiento.

Lo que más deseaba en este mundo era ayudar a los que lo necesitaban. Esto se bebe a que cuando ella era la mitad de pequeña que ahora (con 8 años), su abuelo falleció, y como ella no pudo hacer nada para evitarlo, se prometió a sí mi misma que a partir de los 15, iba a hacer todo lo posible par que esto no le pasara a otras familias. Alurpha era una niña simpática, comprensiva, inteligente, y desde entonces, VALIENTE.

Su madre se convirtió en la alcaldesa de Alrío, el pueblo en el que vivían. Aliria, ella, la apoyó un montón en cuanto a la muerte del abuelo de su hija (su padre), estuvieron muy unidas en todo momento, pero en cuanto al padre, Moldo, se podría decir lo contrario, ya que al morir su suegro él se fue a otro país y las dejó solas. Aliria tuvo que buscar trabajo para darle alimento a su hija,(aunque solo fuera carne y verduras, ay que los alimentos marítimos eran muy caros en esa época).

Ahora Alurpha ya es casi mayor de edad, y junto a su caballo Galope, viaja de pueblo en pueblo ayudando a los enfermos y necesitados.
Una de sus mayores experiencias fue cuando en el pueblo más cercano al suyo, Belrío, ayudó a un señor de unos 40 años aproximadamente, con una gripe; antiguamente, les costaba mucho recuperase de las enfermedades que se adentraban en su organismo, ya que no había tantos avances de la ciencia en la medicina, así que todo era con remedios caseros, y muy difícilmente las personas se recuperaban.

Alurpha es muy valiente e intentó cuidarlo, fue difícil, ya que tuvo que encargar a Galope, su caballo, hasta su madre para que lo volviera a mandar con los recados listos. Todos eran medicinas fabricadas por la propia Aliria.

Al final Alurpha consiguió salvar a aquel individuo de una muerte segura, para que al cabo de unas semanas volviera a su trabajo.

El lema de la joven es que hay que ser valiente y atreverte a las cosas, porque aunque salgan mal, habiéndolo intentado, al meno se ha probado, que ya es más que no hacer nada. Pero esa era sola una de las muchísimas aventuras de la VALIENTE ALURPHA.



FIN





Paula 1º ESO C

1 comentario:

Blas quirosa palma dijo...

Me parecen actividades innovadoras, creativas y con un gran potencial. Me han gustado mucho y pueden detectarse habilidades de muchos de nuestros alumnos. Ánimo y aplausos.